16 de agosto de 2017

HACE 43 AÑOS ATRÁS: EL CASO DE LOS ARTISTAS CHILENOS

EN UN DIA COMO HOY HACE 43 AÑOS UN GRUPO DE ARTISTAS CHILENOS SE ENFRENTARON A DOS OVNIS

El 16 de agosto de 1974 los artistas chilenos Tito Fernández “El Temucano”, Paty Chávez, Marcelo (de Cachureos), Gloria Benavides y el humorista Jorge Cruz regresaban a la ciudad de Antofagasta luego de una presentación en la oficina salitrera de Victoria (Segunda Región). Viajaban a bordo de un automóvil Volvo de dos puertas.  El viaje lo iniciaron pasada la una de la madrugada por lo que tenían un salvoconducto especial para evitar ser detenidos en el toque de queda que regía en esos años.

Marcelo y Jorge Cruz se turnaban en la conducción, mientras en parte posterior viajaban el resto de los artistas.

“Marcelo manejaba, y le íbamos conversando para que no se quedara dormido. La carretera era una interminable línea recta en medio de la oscuridad, Marcelo jugaba al volante apagando las luces durante una fracción de segundo y encendiéndolas nuevamente. De pronto una luz a la izquierda”, recordó en aquella oportunidad Gloria Benavides.

“Qué raro la luz se ve siempre donde mismo como si se estuviera moviendo con nosotros”, dijo Marcelo.

Pese a lo curioso de la situación los artistas no estaban preocupados y siguieron conversando. De pronto la luz desapareció. Pasaron algunos minutos cuando de pronto Marcelo observa una especie de relámpago en la parte posterior del vehículo.

Era una luz muy blanca,  tan intensa como un flash fotográfico que iluminaba la carretera y el interior del vehículo. “Estaba a unos 300 metros de nosotros. Emitía destellos iguales a los que se producen con la soldadura al arco”, afirmó Jorge Cruz.

Ante esto y pensando que se trataba de otro automóvil, Marcelo se detuvo esperando ser adelantado. Sin embargo, ante su asombro la luz también se detuvo. Fue en ese momento cuando por primera vez sintieron miedo.

“Eran como las dos de la madrugada y la carretera estaba iluminada por el destello que era mucho más potente que los focos de mi auto. Yo ya estaba francamente asustado porque no era un avión, ni un helicóptero, ni una moto”, dijo Marcelo.

SEGUNDA LUZ

De pronto Patty Chávez, se da cuenta que sobre la arena había una segunda luz. “Se veía casi a nivel del suelo y tan brillante como la del camino. La Patty y la Gloria se pusieron a llorar y Tito estaba escondido dentro de una manta”, dice Marcelo.

Volvieron a detener el automóvil y las luces se detuvieron nuevamente. “Eran igual a un diamante, igual, pero un diamante de un metro de diámetro, esa es la luminosidad exacta, los colores preciosos, terroríficamente hermosos”, contó el artista.

Hasta allí la persecución de esta luces, que parecían tiene una actividad consiente, ya se extendía por más de veinte minutos.

“Al detener el vehículo vimos que venía un camión al frente, y en ese momento pudimos comparar el tamaño de las luces que nos seguían; éstas parecían enormes a diferencia de las del camión que daban la impresión de ser dos pequeñas velitas“, afirmó Tito Fernández.

“La luminosidad que nos seguía era más bien un túnel de luz y se detenía como cortada por un cuchillo. En un momento, Jorge Cruz señaló que había alguien al interior de ésta y yo, que estaba un poco más retirado de ellos, me encontré de frente con una figura muy alta, de más de dos metros de altura y con un cuerpo de pura luz, no veía rostro, detalles, nada. Sólo esta silueta como humana completamente luminosa. Lo más terrible fue que esta cosa hizo un ademán, colocando lo que yo interpreto como un brazo sobre mi cabeza, sin tocarme. Sentí un gran temor“, narró más adelante el Temucano.

El caminó que venía de frente finalmente llegó hasta donde estaba los artistas.  Era un Volvo Rojo con acoplado. “Oiga mire esa luces, nos vienen siguiendo, parece que son Ovnis”, le dice Marcelo al chofer del camión.

Esta último con sorpresa la responde. “Por la cresta don Marcelo, veinte años que trabajo en esto y nunca había visto algo así”

Tras ellos el ayudante del camionero realizó tres cambios de luz y, en fracciones de segundo, el Ovni -que se encontraba en diagonal y más lejano al grupo- se aproximó a su similar y descendieron suavemente sobre la carretera y comenzaron a titilar.

Los artistas y el camionero huyeron intempestivamente hacia la aduana de Quillagua  y las luces seguían tras ellos. “Se habían fundido en una sola, lo extraño era que se movían en línea recta, a pesar de que en esa parte del comino había curvas y algunas lomas. La luz estaba detrás de nosotros siempre, siempre en línea recta”, dijo Marcelo.

Llegaron hasta la Aduana a gran velocidad, por lo que el Carabinero de guardia les preguntó, ¿Qué es lo que pasa aquí?, ente lo que los artistas le respondieron. “Nos vienen siguiendo los Ovnis”.


Al rato llego un taxi con los músicos que acompañaban a los artistas en la gira. Todos ellos también habían sido testigos de las presencia de estas misteriosas luces. De esta manera estos cinco artistas se convirtieron en protagonistas de la números casuística de avistamiento de Objetos Voladores No Identificados de nuestro país.

Publicado por LA VOZ DEL NORTE
16 de Agosto de 2017